Por una movilidad sostenible

Los VMP o vehículos de movilidad personal han llegado para quedarse. La sociedad está experimentando cambios muy profundos y la forma de moverse por la ciudad es uno de ellos. Por muchos motivos es necesario que la movilidad urbana sea sostenible y por eso, vehículos eléctricos como patinetes, bicicletas o monociclos son grandes opciones a considerar.

Las normativas de ciudades de toda España se están adaptando a la revolución imparable que suponen estos medios de transporte limpios, eficientes y económicos. En Sincoche.com seleccionamos y analizamos los mejores vehículos eléctricos urbanos de tiendas como Amazon para que no tengas que perder el tiempo buscando entre miles de productos.

Products Grid

Guía de la movilidad

  1. Movilidad sostenible y urbana
  2. Beneficios de una movilidad sostenible
  3. Formas de transporte sostenibles y ecológicas
  4. Moverte en patinete eléctrico
  5. Moverte en monociclo eléctrico
  6. Moverte en bicicleta eléctrica
  7. Moverte en hoverboard
  8. Ranking de movilidad sostenible de las ciudades europeas

1. Movilidad sostenible y urbana


La movilidad sostenible es no sólo el concepto sino también el conjunto de acciones que podemos llevar adelante a fin de dar solución a los problemas del medio ambiente que surgen a partir de la utilización de los medios de transporte actuales, medios que mayormente utilizan motores a combustión.

Este modelo de desplazamientos, basado especialmente en la utilización de los coches particulares, ha generado en los relativos pocos años que tiene de existencia, una enorme cantidad de efectos negativos sobre el planeta, que ecologistas y personas preocupadas por el avance de éstos han decidido enfrentar a partir de esta idea de movilidad sostenible.

Las acciones de movilidad sostenible pueden ser todas aquellas que tengan como principal objetivo el intentar reducir los efectos negativos que los vehículos a combustión generan, ya sea desde los desplazamientos a pie, hasta el reemplazo de los actuales medios de transporte por otros con la misma conformación pero diferente tipo de motor, por ejemplo eléctrico.

En última instancia, se pretende que la movilidad de los ciudadanos de las diferentes urbes, sobre todo las más grandes, no se vea amenazada por las restricciones y cambios normativos que irán reduciendo la presencia de coches y motos con motores de combustión.



2. Beneficios de una movilidad sostenible


Los beneficios de la movilidad sostenible son muchos y variados.

En primera instancia, este tipo de desplazamientos suele suponer un ahorro económico para todas las personas que se decantan por él. Los carburantes suelen ser más costosos que la energía eléctrica, y la cada vez menor cantidad de ellos hace suponer que sus costes sigan aumentando.

Por otro lado, también se produce una mejor circulación. Los vehículos de movilidad personal o VMP ocupan mucho menos espacio que los coches. Al optar cada vez más personas por este tipo de vehículos, se reducen los atascos, mejora el tráfico de las ciudades y por lo tanto, la calidad de vida de sus habitantes.

La emisión de gases de efecto invernadero es mucho menor en estos casos, lo que produce que en general el aire que nos rodea sea mucho más respirable. Si a eso le sumamos que los gases de efecto invernadero son el principal motivo del calentamiento global y el cambio climático, no hace falta ser mucho más detallista al respecto.

Más espacio para aparcamiento. Si se utilizan vehículos que permiten el desplazamiento de mayor cantidad de personas, la cantidad de aparcamientos disponibles será mayor. Así, aquellos que inevitablemente tengan que usar coches particulares tendrán una experiencia superior.

En última instancia, también podríamos suponer que la apuesta por una movilidad sostenible mejora nuestro estado físico y salud en general, teniendo en cuenta en primera instancia que el aire que respiramos es mucho más puro que antes, y luego, que en muchos casos cogeremos la bici o nos desplazaremos caminando, mejorando nuestra condición.



3. Formas de transporte sostenibles y ecológicas


Al existir todo tipo de acciones posibles en pos de una movilidad sostenible, con el paso del tiempo han ido surgiendo también una innumerable cantidad de opciones en lo que respecta a medios de transporte alternativos que encarnen esta visión del mundo. Por este motivo vamos a mencionar algunos de los más salientes dentro de este segmento.



4. Moverte en patinete eléctrico


Los patinetes eléctricos son uno de los medios de transporte alternativos a los motorizados cuyo uso más se está extendiendo en las principales ciudades españolas. Se trata de una opción que tiene varias ventajas respecto ya no sólo de los vehículos a combustión, sino también si le comparamos con otros de tipo eléctrico como los que veremos luego.

Hablemos un poco entonces de los beneficios de comprar un patinete eléctrico. Antes que nada debemos decir que cumple con todo lo que podemos buscar en un vehículo de este tipo, comenzando por el ahorro de energía que supone, además del fácil desplazamiento por las grandes ciudades y su tráfico, y por supuesto, también su mantenimiento mínimo.

Pero además decíamos que el patinete eléctrico contempla algunos otros aspectos positivos que no siempre están presente cuando pensamos en vehículos de esta clase. Por ejemplo, la mayoría de los Ayuntamientos de las ciudades más pobladas de España han comenzado a legislar al respecto de su uso, por lo que no se trata de un vehículo que esté fuera de la ley ni nada parecido. Si bien esto conlleva determinadas obligaciones a la hora de transportarnos en ellos, también tendremos muy en claro cuáles son nuestros derechos.

Otra ventaja evidente de los patinetes eléctricos es que no hace falta ser un conductor ducho para poder aprender a conducirlos. A diferencia de lo que ocurre si pensamos en otros vehículos eléctricos, no importa la edad que tengas o tu condición física, el patinete te llevará a todas partes sin poner en ningún caso tu salud en juego.

Incluso, existen algunos patinetes plegables, que hace muy sencillo el poder guardarlos en mochilas, en el maletero del coche o en cualquier otro sitio. Esto es fundamental para las personas que suelen viajar lejos de casa o que quieren mantenerlo cerca de su vista en el trabajo.

¿Algo más? Sí, claro. Los patinetes son uno de los vehículos de desplazamiento eléctrico que mayor cantidad de modelos tienen a disposición de los usuarios, y eso significa básicamente que cualquiera de nosotros podrá encontrar un patinete eléctrico que se ajuste a sus gustos y necesidades. Sólo es necesario buscar lo suficiente.

5. Moverte en monociclo eléctrico


El monociclo eléctrico es otra de las alternativas en las que suelen fijarse aquellas personas que quieren moverse por las grandes ciudades sin sufrir el tráfico, gastando poco dinero en mantenimiento, y por qué no también, quienes se encuentran preocupados por la apariencia que generan en los demás.

No vamos a ser ingenuos. Seguramente una persona que se mueve a bordo de un monociclo eléctrico genera una imagen más moderna o juvenil que aquella que se desplaza sobre un patinete eléctrico. Éste no es un detalle menor a la hora de comprender cuáles son las diferencias entre ambos, y es que apuntan a públicos diferentes.

Entonces es justo señalar que el monociclo eléctrico seguramente resulta más atractivo a la vista que el patinete, ya que se encuentra compuesto de una única rueda, como su nombre lo indica, entre medio de dos bases que sirven de apoyo a nuestros pies. Quien lo conduce suele ir más erguido que en un patinete eléctrico por su propio formato.

Del mismo modo, como se trata de un vehículo de menor porte, también resulta mucho más sencillo poder llevarlo con nosotros a donde queramos cuando no lo estemos utilizando. Si lo que te interesa es poder llevar tu vehículo a todas partes, es sin dudas una mejor opción que el patinete eléctrico, incluso que aquellos plegables.

Ahora bien, no es menos cierto tampoco que aprender a conducir un monociclo eléctrico es más complicado que hacerlo con un patinete eléctrico. Tendrás que dedicarle un tiempo a esta tarea, e incluso cuando se te pueda considerar un experto, siempre será más probable tener un accidente a bordo de un monociclo eléctrico que de un patinete.



6. Moverte en bicicleta eléctrica


Las bicicletas eléctrica son otra de las opciones en vehículos eléctricos más extendidas. De hecho podríamos decir que fueron una de las primeras alternativas en este segmento que alcanzaron fama y comercialización internacional por un motivo muy simple: se trata de un vehículo absolutamente popular en buena parte del planeta.

Las bicicletas eléctricas tienen sus propios pros y contras, que derivan como es imaginable de que se trata de un tipo de vehículo mucho más importante en cuanto a dimensiones que los dos que hemos mencionado con anterioridad.

Lo cierto es que aquellas personas que estén acostumbradas a andar en bicicleta, y sientan que se trata del medio de transporte ideal para ellas, probablemente encontrarán en su versión eléctrica una de las mejores alternativas que el mercado plantea en este sentido. El tamaño de las bicicletas eléctricas suele ser semejante a las de tracción humana.

Éstas son sobre todo recomendables para la realización de trayectos de larga distancia, ya que el cuerpo del ser humano sobre ellas va mucho más descansado que en el caso de los patinetes o los monociclos eléctricos, así que si piensas hacer grandes salidas, y no tienes intención de almacenarlas en espacios pequeños, pueden ser una gran solución.

Evidentemente, mencionábamos la cuestión de los espacios, porque de alguna forma las bicicletas eléctricas no constituyen la mejor alternativa para los usuarios que tienen esta cuestión como primordial a la hora de adquirir un vehículo eléctrico.

Está claro que existen muchos modelos de bicicletas eléctricas que además son plegables, y eso significa que tenemos la posibilidad de reducir su tamaño varias veces, aunque en muchos casos siguen ocupando más que otros vehículos eléctricos.

Al igual que decíamos en el caso de los patinetes eléctricos, las bicicletas de este tipo también suelen ofrecer una enorme cantidad de diseños y variantes, por lo que es muy probable que entre todos ellos encuentres alguno que se adapte a tus requerimientos.



7. Moverte en hoverboard


Los hoverboard podrían emparentarse de alguna forma con los monociclos eléctricos. Si bien su formato no es exactamente el mismo, también es necesario tener una destreza superior a la media para conseguir maniobrarlos de la forma correcta. De nuevo, la probabilidad de tener accidentes a bordo de uno de ellos es mayor a la de tenerlos en un patinete o bicicleta eléctrica.

Del mismo modo, las ventajas del hoverboard son las mismas que las del monociclo. Por un lado, al estar pensados para personas jóvenes o atléticas generan una mejor impresión a la vista, mientras que el espacio que ocupan en caso de que queramos llevarlos en un bolso o mochila también es menor al de otros vehículos eléctricos.



8. Ranking de movilidad sostenible de las ciudades europeas


Ahora bien, mientras los vehículos eléctricos avanzan indudablemente en España, es notable el trabajo que algunas otras ciudades europeas llevan al respecto.

Recientes estudios indican que Copenhague, la capital de Dinamarca, es la primera en cuanto a movilidad sostenible si tenemos en cuenta las ciudades del continente europeo. Esta localidad lidera en algunos de los parámetros claves que se analizan en este tipo de situaciones, entre los que se encuentran la Seguridad Vial o la Gestión de la Seguridad.

En segundo sitio, siempre del mismo listado, nos encontramos con otra capital, en este caso la de Holanda, Ámsterdam. A su vez, ésta es la primera en cuanto a Movilidad Activa, otro de los aspectos que se tienen en cuenta en estos estudios.

La tercera es nuevamente una ciudad capital, Oslo. La noruega es la mejor ubicada concretamente en el parámetro de Calidad del Aire, aunque al igual que todas las anteriores mantiene registros más que interesantes en cada aspecto a considerar.

En cuarta instancia podemos ver a Zurich. La localidad suiza ha conseguido esta ubicación, entre otros motivos, por ser la mejor ubicada en el apartado de Transporte público.

En quinto lugar nos encontramos con Viena. La capital austríaca es la última del top 5 de las ciudades europeas en lo que a la movilidad sostenible respecta. Incluso ha conseguido dos meritorios segundos puestos en lo que tiene que ver con Transporte Público y Calidad del Aire.

Luego de estas primeras cinco ciudades es el turno de Madrid. La capital española es la sexta de este ránking, aunque se encuentra por fuera de los primeros cinco lugares en todas las categorías a excepción de la de Movilidad Activa, la que como decíamos lidera Ámsterdam.

Finalmente, el top 10 lo completan otras ciudades importantes del continente, en los casos de París, Bruselas, Budapest y Berlín, en ese respectivo orden.